Leonardo Poza

One day at the office

17 December 2019

Ya sabréis que llevo más de 11 años como empleado de Payvision. En todo este tiempo he pasado por diferentes etapas y responsabilidades. Algo que nunca he dejado de hacer, ha sido estar involucrado los procesos de selección. Ahora mismo uno de mis mayores retos es hacer que el departamento de desarrollo crezca de la forma más controlada y sostenible posible, sin nunca renunciar a nuestra exigencia técnica.

Como bien sabréis todos aquellos que estéis involucrados en procesos de selección, para el mundo IT las cosas están cambiando a la velocidad de la luz. Hemos pasado momentos de crisis económica, recuperaciones y ahora estamos en un crecimiento vertiginoso que afecta tanto a empleados como empleadores.

Muchas empresas están cambiando su oferta y, espero, también la forma de tratar al candidato. Puedo decir, y me siento super orgulloso de ello, que en Payvision siempre ha primado el trato impecable con los candidatos y desde que estoy responsabilizado, tratamos de empatizar al 100% con ellos.

Viendo cómo está el mercado, si quieres atraer a los mejores candidatos, tienes que amoldarte a la situación. Durante años, hemos optado por un proceso de selección clásico en el mundo IT; prueba de código, una entrevista técnica y una final presencial. Nada nuevo. De este modo, puedes tener por seguro que vas a llegar a muy buenos técnicos, pero en esta ecuación sigue faltando algo: el factor humano. Está claro que, durante las diferentes entrevistas, esto es algo en lo que se hace mucho hincapié, pero eso no te garantiza el éxito, aun teniendo al mejor equipo de HR que se puede tener. No te garantiza cosas como por ejemplo si ese candidato encajara o no con la cultura de la compañía o si estará satisfecho rodeado de su nuevo equipo de desarrollo. Nos cansamos de entrevistar a candidatos que comentan que se les mintió durante el proceso de selección, que se les vendió un buen ambiente que luego no era tal. Para tratar de evitar este tipo de cosas y conseguir un MATCH perfecto por ambas partes, hemos puesto en marcha la siguiente forma de hacer el proceso de selección.

ONE DAY AT THE OFFICE

No hemos inventado la rueda ni mucho menos, solo hemos condensado el proceso de selección en un solo día. Si, en un día. Muchos buenos ingenieros huyen de un proceso largo y tedioso. Algo que se puede alargar hasta 2 semanas, desde que se contacta con el candidato, hasta que, en el mejor de los casos, recibe una carta de oferta. Os voy a contar un caso en concreto en el que hemos puesto en marcha este “one day at the office”. Contactamos un viernes por la tarde, una primera llamada en la que le presentamos la empresa y la posición, charlamos abiertamente sobre metodologías de trabajo, cómo tenemos distribuidos los equipos de desarrollo y, obviamente, de aspectos técnicos. Al finalizar la conversación, el candidato nos comentó qué día le venía bien venirse a la oficina a pasar el día con nosotros.

Llego el día. Se le cito a las 09:00 de la mañana en la oficina y le recibimos con un puesto de trabajo montado dentro del equipo de desarrollo al que se uniría en caso de ser contratado. Portátil, dos monitores, pack de bienvenida… todo igual a lo que tenemos cualquier empleado de Payvision al incorporarnos. También encontró un detalle que Payvision quiso tener con él por emplear un día entero en hacer el proceso.

Le presentamos a la gente, le enseñamos la oficina y bajamos a tomar café con parte del equipo. Tuvo toda la mañana para realizar la prueba de codificación: al hacerla rodeado del equipo, escucha, ve cómo el equipo se relaciona, cómo trata el código, cómo monitoriza el estado de las aplicaciones… Ya se está llevando una percepción de la empresa y el equipo, que nunca tendría en un proceso “tradicional”. Llegada la hora de comer, comparte este tiempo con algunos de sus posibles futuros compañeros, tiempo que pueden aprovechar para charlar de temas más personales y ver si encajan. Otro punto más positivo. Y finalmente, tras el café y ese momento de descanso, llega el monstruo final: la entrevista con nuestros técnicos y nuestro equipo de HR. Un día duro. Al terminar otra persona más de nuestro departamento toma un refresco con el candidato, mientras tanto los involucrados en el proceso de selección toman una decisión. En este caso fue afirmativa y se le presentó una carta de oferta.

Resumiendo, en 7 horas encapsulamos todo el proceso y, tanto el candidato como la empresa obtuvimos una impresión mucho más realista de ambas partes. Y qué mejor que irte con una oferta formal 😉

PROS Y CONTRAS

Siendo una empresa autocrítica y muy exigente con nuestros actos, hemos sacado en claro que el proceso ha tenido muchas cosas positivas, y otras cosas a mejorar. A modo de retrospectiva, aquí están nuestros pros y contras.

Beneficios:

  • Agilidad y rapidez en el proceso de selección. Minimizamos brutalmente el tiempo de proceso a 1 día. El candidato puede contextualizar lo que sería su día a día en la futura empresa, trabajando en un puesto de trabajo real (tal cual lo tendría si se incorporase).
  • El candidato puede sentir el ambiente general, cruzarse con gente de otros equipos en zonas comunes, charlar tomando un café o simplemente observar el ambiente.
  • Aporta una dosis extra de realidad tanto a la posición como al proceso, y humaniza el proceso donde el candidato se convierte en el protagonista absoluto (la gente pregunta por él/ella, tiene al equipo pendiente de resolver dudas, se ha montado exclusivamente para él/ella…).
  • Garantiza el MATCH entre empresa y empleado.

Desventajas:

  • Los candidatos, pueden ser reacios a pedir un día de vacaciones para hacer el proceso. Aunque Payvision tenga un detalle con ellos. Eso sí, en caso de acceder, demuestran una proactividad a tener en cuenta.
  • Para el candidato, es un día muy intenso y por ello cansado, con lo cual llegan a la entrevista final exhaustos. Cosa para tener en cuenta a la hora de valorar la candidatura.

MI EXPERIENCIA

Resumiendo, mi experiencia, ha sido completamente satisfactoria. Tras el proceso hemos contratado a un ingeniero con un talento increíble, que encaja perfectamente con la cultura departamental y el equipo al cual se va a incorporar. Por otro lado, garantizamos que él, sabe lo que se va a encontrar el próximo 8 de abril, que es el día que se une a la familia.

Si algo hace que cada día este más orgulloso de trabajar en Payvision y de poder formar parte de los procesos de selección, son mensajes como el que nos mandó el candidato después de este “one day at the office” aceptando la oferta de empleo.

“Ha sido fácil tomar la decisión porque pienso que tenéis un equipo humano excelente y la pasión por el desarrollo de software y la cultura de empresa que habéis conseguido construir supera a todos los sitios en los que he estado antes. Por eso me gustaría formar parte de vuestro equipo en Payvision 🙂

Gracias otra vez por organizarlo todo ayer. Como os dije fue una experiencia muy positiva. Ser parte de vuestro equipo durante un día me hizo entender como trabajáis y sentir un compromiso mayor para aceptar la oferta del que nunca habría sido capaz si solamente hubiéramos hecho una entrevista tradicional.”

PD: Gracias a todo el equipazo, Isa, Maria, Luis, Veronica y todos los Avenjers. A Adolfo y Chema por confiar ciegamente en propuestas como estas. ¡Trabajar sintiendo confianza en tu trabajo, da gusto!

PD2: Gracias a Cristian, por darnos la idea de un caso de éxito. ¡Se te va a echar de menos!